El Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto ley que amplía la cobertura y prorroga el plazo de solicitud de las moratorias financieras para paliar los efectos económicos del Covid-19

Fecha: 06-02-2021 - Categoría: Sociales



 
De esta forma hogares, trabajadores autónomos vulnerables y empresas de los sectores de turismo y transporte podrán aplazar hasta un total de nueve meses el pago del principal y los intereses de sus préstamos hipotecarios y de consumo.

Además, se extiende hasta el próximo 30 de marzo el plazo para solicitar moratorias. Aquellas moratorias que ya han sido concedidas no sufrirán ninguna alteración, aunque quienes se hayan beneficiado de un aplazamiento anterior tendrán la opción de solicitar uno adicional por un periodo máximo acumulado entre ambos de nueve meses.

Estas medidas vienen a complementar el resto de iniciativas que ya fueron aprobadas con la intención de paliar los efectos de la pandemia.

La referida moratoria de créditos hipotecarias podrán solicitarla aquellos ciudadanos  que estén pagando cuotas hipotecarias por la compra de su vivienda habitual, local en el que desarrollen su negocio o vivienda destinada al alquiler en la que hayan dejado de percibir las cuotas de su inquilino debido al estado de alarma.

Esta moratoria de créditos al consumo permite la suspensión temporal de las obligaciones derivadas de préstamos o créditos al consumo, créditos asociados a tarjetas de pago, leasing, factoring o cualquier tipo de contrato de financiación con cuotas o liquidaciones periódicas al que esté haciendo frente cualquier consumidor o autónomo que se encuentre en situación de vulnerabilidad.

Existen una serie de condiciones para valorar que una persona o autónomo se encuentre en situación de vulnerabilidad, dichas condiciones deben concurrir de forma conjunta:
  • Que pase a estar en desempleo o que haya sufrido una caída en sus ventas superior al 40 por ciento en el caso de los autónomos
  • Que el conjunto de los ingresos no supere el límite de tres veces el Iprem en el mes anterior a la solicitud (se incrementa cuando concurren circunstancias como la tenencia de hijos)
  • Que la cuota de préstamos hipotecarios más los gastos y suministros básicos supere el 35 por ciento de los ingresos netos de la unidad familiar y que el esfuerzo que representa la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos un 1,3 como consecuencia de la pandemia.
Según informa el Banco de España, hasta el 31 de diciembre de 2020 se concedieron 1.380.585 moratorias, incluyendo tanto las del Gobierno como las que otorga el sector financiero al amparo de sus convenios.

El Gobierno ya prorrogó desde julio hasta el 29 de septiembre del año pasado la moratoria hipotecaria sobre la vivienda habitual y sobre los créditos al consumo, en ambos casos por una duración de tres meses.

La intención del Gobierno es que las personas en situación de vulnerabilidad o aquellos entornos empresariales que se han visto más afectados con motivo de la restricción de movilidad puedan tener suficientes instrumentos para atender sus obligaciones y ser capaces de racionalizar los compromisos de pago.